sábado, 21 de mayo de 2011

Posicionamientos presidenciales. Una aproximación preliminar

16-Mayo-2011
La carrera presidencial ya empezó. Bachelet, Golborne y Lavín son los mejor posicionados a la fecha. Analicemos de manera  breve ¿por qué?

En la derecha se identifica un panorama de cartas presidenciales concentrado en el gabinete; Golborne, Lavín, Allamand, Hinzpeter y Matthei. Fuera del gabinete encontramos a Longueira.

En Rn las figuras mejor posicionadas son Hinzpeter y Allamand. En un segundo nivel está el Ministro Bulnes y el Alcalde de Puente Alto Ossandón (ambos mencionados en algún momento). Incluso, Carlos Larraín también podría convertirse en un presidenciable.

En la Udi las tres figuras con las mejores opciones son el renovado Lavín (“el nuevo Lavín” según Benitez), Matthei y Longueira. El mejor posicionado en las encuestas es Lavín. La gestión que haga de la crisis educacional será fundamental para consolidar su capital político.

Sin embargo, de manera paralela y sorpresiva ha emergido la figura del independiente Golborne. De hecho, es la figura del sector mejor posicionada en las encuestas. Si sigue su consolidación podría ser el candidato de consenso del sector; y de ese modo, reducir las tensiones que en ese escenario surgen inevitablemente.

En la Concertación hay cuatro partidos y cuatro cuerdas para un trompo. En los radicales la figura de Gómez no presenta resistencias. Sin embargo, es un liderazgo presidencial débil.

El PPD es el partido donde los liderazgos emergentes tienen más fuerza y proyecciones. En esa dirección se van posicionando las figuras de Tohá y Lagos Weber (que manifestó en los últimos días su intención de participar en una primaria amplia).

En el mismo sector surgen figuras con menor posicionamiento presidencial como Giradi, Vidal y Bitar. Sin embargo, las más serias, fuertes y viables son las de Tohá y Lagos Weber. Este último, según las encuestas no sólo es la mejor carta presidencial del partido, sino también la figura presidencial más fuerte de la Concertación después de Bachelet.

Sin embargo, en el partido hay voces que creen que hay que levantar y potenciar la figura de Bachelet. Lagos que se ha ido re-posicionando en los últimos meses no ha sonado con fuerza al interior del partido.

En el Ps los liderazgos emergentes no han logrado consolidarse ni constituirse en figuras presidenciales. Al contrario, las cartas que más fuerza tienen al interior del partido y del país son Bachelet y Lagos.

Sin embargo, la opción Bachelet tiene mucha fuerza. De hecho, hay un sector dentro del partido que la quería proclamar en el Congreso realizado a principios de Mayo. Gano la tesis de que no era el momento. El partido definirá su candidato a fines del 2012.

A su vez, la opción Lagos ha comenzado a ser considerada en algunos sectores del partido y mencionado por algunos militantes como Schilling.

En la Dc el panorama presidencial se observa débil ya que no hay un liderazgo bien posicionado en las encuestas que pueda superar la potencia de Bachelet. De hecho, en el partido hay voces que ya identifican este hecho (Lorenzini, Cornejo, Pizarro).

La vieja guardia (Frei, Zaldivar y otros) ha quedado en el camino y la renovación se ve –a la fecha- lenta y frágil. Sólo los liderazgos emergentes de Walker y Orrego parecen tener proyecciones presidenciales.

Frente al liderazgo de “los príncipes” (Walker, Orrego, Undurraga, Burgos) ha surgido un grupo articulado en torno al liderazgo del Senador Pizarro y algunos parlamentarios (Silbert, Cornejo, Rincón, Latorre) con el fin no sólo de hacer oposición a la mesa de Walker, sino también de levantar una opción presidencial interna.

Los huérfanos de Zaldivar también tienen voz en el panorama interno de la Dc. De hecho, no sólo podrían levantar una opción presidencial, sino también están lanzando un documento político que entre otros, pretende convertir a la concertación en una alianza electoral más que política.

En lo que no hay dudas, a la fecha, es que la Dc llevara un candidato  a la primaria de la concertación. En se escenario, se pondrá a prueba el síndrome Alvear.

La candidatura extra concertación siempre estuvo ligada al Pc y al conglomerado que se articulo en torno a su influencia. La realidad política hoy es diferente.

Este sector se constituye a partir de cuatro alternativas políticas. El Juntos Podemos-Pc y los descolgados socialistas de la Concertación; el MAS que lidera Navarro, el Progresismo de Enríquez-Ominami y la Nueva Fuerza de Izquierda de Arrate. La fuerza electoral de este sector llega al 26 por ciento. No es un dato menor.

Este fragmentado sector debe definir su estrategia política sobre la bases de tres alternativas; a) consensuar con la Concertación una primaria presidencial abierta -que implica, a lo menos, un programa de gobierno común-, b) definir entre ellos una plataforma político-electoral que defina un candidato único (por primaria o consenso) y una lista parlamentaria y c) el camino propio de cada sector u otra combinación no unitaria.