viernes, 15 de enero de 2016

Conversando con el Concejal Víctor Caro

Enero-2016

Conversando con Víctor Caro, Concejal Ñuñoa

Tuvimos una entretenida entrevista con el concejal Víctor Caro. Sin duda, un político local con proyecciones y ganas de mejorar la calidad de vida de los vecinos. Luego de una larga trayectoria y de una amplia experiencia social, política y electoral, espera en las próximas semanas tomar importantes decisiones. Sin duda, debe ser el político local que más experiencia tiene en campañas y trabajo operativo electoral. Como dijo un compañero de concejo, sin duda, es un tipo valiente. En el transcurso de esta conversación me daba la impresión que estaba hablando con un político de izquierda y no de derecha.

¿Cómo te vinculaste con la política?
Desde muy chico empecé a participar en las campañas. Era un muchacho de barrio de Ñuñoa a fines de los ochenta que en la feria veía a los distintos candidatos haciendo campaña; al principio, me acerque a la DC ya que en esa época estaba Gutemberg Martínez, también conocí a Raúl Fernández que era PPD; así comencé, ayudando en las campañas a repartir folletos y participando en cuanta actividad había. Luego me vincule con Sabat que en esa época inauguraba muchas cosas –multicanchas, centros, etc-; yo iba a todo lo que podía. Después lo iba a visitar a la municipalidad. Así, empezó una amistad un poco paternal.

Pero, ¿cómo entraste a la política más militante?
En mi colegio –Brígida Walker- estuve en el centro de alumnos y en la Feses representando a Ñuñoa. A principios de los noventa todavía no era militante ya que me identificaba más como un líder social. Luego, cuando cumplí 18 años entre a Renovación Nacional. Pero, sólo hace unos 8 años empecé a involucrarme más en el partido y a postular a los cargos internos como consejero regional, presidente comunal, distrital.

En todo este recorrido, ¿qué te motivo para entrar a la política?
Yo soy de Ñuñoa de nacimiento. La motivación nace porque yo vivía en un sector popular –Bremen con Emilia Tellez- que era conocido como el cartel de la droga y veía como mis amigos se convertían en drogadictos o traficantes. Entonces, opte por el otro camino: el de ayudar a los demás. Así, fui presidente de la organización juvenil más grande de la comuna que contaba con más de 1.000 socios y empecé a postular a proyectos y a crear “Fuerza Joven”. En el 2008 tome la decisión de empezar a postular a cargos al interior del partido y a analizar la posibilidad de ser concejal. Era, el camino natural luego de muchos años de trabajo en el mundo social. Había que dar el salto. No sólo conocía la comuna por el trabajo social y político que estaba haciendo, sino también porque era funcionario municipal desde mediados de los noventa en distintas instancias: juventud, adulto mayor, Dideco. Estaba muy involucrado en la realidad local.

Entonces, ser concejal era el camino natural.
Sí. Como te decía conocía mucho lo que pasaba en Ñuñoa; pero, no me parecía bien que algunos sectores de la comuna fueran postergados como ocurre con el “patrio trasero” que es como llamo de Grecia al sur. Me pareció que desde el concejo podía influir para que los sectores populares de la comuna también tuvieran apoyo municipal. Es muy necesario que los concejales estén completamente vinculados al mundo social de la comuna. No siempre pasaba. Por ello, era necesario estar ahí.

¿Cómo evalúas tu trabajo como concejal?
Tengo mucha motivación para hacer cosas. Creo que he sido un aporte y algunas ideas han sido tomadas en cuenta: viviendas sociales, bicicletas públicas, etc. He puesto mi granito de arena. Estoy satisfecho con lo realizado. Pero, no hay que olvidar que nuestras funciones son muy limitadas y que para hacer cosas no se cuenta mucho con el apoyo del municipio.

Entremos al diagnóstico de la comuna, a tu juicio ¿cómo vez el tema educacional?
Hemos hecho un buen trabajo en algunos colegios. Volvemos a lo mismo Grecia al sur y Grecia al norte. Algo tiene que ver con esa realidad el hecho de que el ministerio entrega recursos según número de alumnos. Hay un déficit en los colegios técnicos que es donde van los jóvenes más pobres. Han sido un poco abandonados por el municipio. No le hemos dado recursos para mejorar sus maquinarias, para que se puedan desarrollar técnica y profesionalmente. El Brígida Walker y él República de Argentina han salido adelante por la propia gestión de sus directores y de la Corporación.

¿Qué opinas de la autonomía de los directores de colegio?; te lo pregunto, porque hay personas del ámbito local que no les gusta y prefieren mayor centralización; pensando, que con ello se logra un proyecto educacional más comunal.
Apoyo la autonomía 100% porque permite manejar los propios ritmos y es más fácil implementar un proyecto educativo ya que cada colegio tiene su propia realidad. Cuando se centraliza se pierde la particularidad de lo que ocurre en cada establecimiento. Ha sido bueno que los directores hagan sus propios programas, que busquen sus recursos y los inviertan en lo que necesitan. De hecho, ellos ven el día a día.

También, es ampliamente difundida la idea de que el éxito –medido en puntajes- de algunos colegios de la comuna se debe a la selección que hacen, ¿qué opinas?
No apoyo la selección. No me parece que un niño o joven quede afuera de un buen colegio porque le faltó una o dos décimas. Es obvio, que cada director se quiere llevar a los mejores; pero, hay que darles a los jóvenes la oportunidad de superarse. Quizás, la selección no debe ser tan rigurosa; con un cinco que se pueda entrar a un colegio basta y sobra.

Si tú fueras Alcalde, ¿qué enfoque le darías a la educación?
En primer lugar, espero que la reforma no nos quite los colegios municipalizados. Las comunas que lo han hecho bien deben seguir con esa administración.

¿Qué diagnóstico haces en salud?
Está bien; pero, prefiero un sistema igualitario en el sentido de que llegue a los dos sectores de la comuna de forma pareja. Por eso, se rechazó en primera instancia el plan comunal de salud…

¿Por qué?
Por la segmentación que generaba en los recursos para cada sector. Pero, lo aprobamos con los anexos que pedimos. Es obvio que el Salvador Bustos tiene más recursos porque atienda más gente; pero, también es cierto que hay que mejorar el equipamiento, la atención y la infraestructura del Rosita Renard.

Evalúo bien la gestión de salud en el sector primario. Pero, no me está gustando lo que está pasando en la administración porque hay muchos directores que llevan muchos años en el cargo; eso, no es bueno porque la motivación se va perdiendo y se dejan de hacer cosas por la comunidad.

A tú juicio, ¿qué hay que hacer con la clínica llamada “elefante blanco”?
Debe volver a su idea original; es decir, entregarla a un privado en concesión o al Estado a cambio de prestaciones a la comunidad.

Pero, ¿por qué insistir en una fórmula que ya fracasó?
Quizás el proyecto fue mal negociado. Hay que hacer nuevamente el intento en esa dirección. Para el municipio es muy alto el costo mensual de mantención que son como 1.100 millones. El municipio no lo puede gestionar.

Y tu opinión para una Farmacia Popular.
Estoy de acuerdo y lo dije en el último concejo. De algún modo en Ñuñoa tenemos una. Pero, no en un lugar físico. Cuando una persona necesita un remedio caro, el municipio se lo compra a menor precio –por medio de un vaucher- debido a que tenemos un convenio con la SalcoBrand.

Pero, ese modelo que mencionas no es lo mismo que lo que se conoce como Farmacia Popular.
Claro, es distinto. Pero, yo apoyo la Farmacia Popular sobre todo porque los precios son más dignos para la gente.

Pasemos al tema del desarrollo inmobiliario. Se sabe, que es un tema muy candente y complejo; ¿cuál es tú opinión y cómo vez el problema?
Cuando estaba Sabat, mi propuesta siempre fue congelar –un año sería ideal- y buscar la opinión de profesionales del tema y de la comunidad. Yo mismo he vivido los problemas que surgen cuando te plantan un edificio al lado de tú casa. Pero, siempre he tenido la idea de congelar y proteger el patrimonio urbano. Pero, también hay que hacer esfuerzos por cambiar el regulador de Santiago; ese, es el gran problema.

Una de las mayores críticas es que el desarrollo inmobiliario destruye la vida de barrio; ¿cuál es tu opinión?; ¿qué entiendes por vida de barrio?
Totalmente. Se pierde el contacto con el vecino, el compañerismo, la amistad, la solidaridad con los vecinos y la posibilidad de hacer cosas en el barrio. El desarrollo inmobiliario destruye esa vida. Pero, no en todos los barrios se puede hacer esa vida porque los barrios son distintos. Por ejemplo, en mi barrio se podía jugar a la pelota en la calle y se podía conocer la vida y los problemas de los vecinos. Hay que parar el plan y defender todos los barrios que nos van quedando. En los ejes que construyan todo lo que quieran. Soy de la idea de que en los interiores de la comuna se construya con una altura máxima de cinco pisos.

En relación a la vivienda social se sabe que en la comuna hay allegados y por tanto hay déficit habitacional. ¿Qué opinas de que se haga algo en ese sentido?
Comercialmente no es viable. Hoy, no veo paños o espacio para poder construir. En un momento pensaba que se podía hacer en la columna del barrio San Eugenio.

Te hago la pregunta de otro modo: ¿Ñuñoa necesita viviendas sociales?
Sí.

Entonces, ¿por qué se necesita?, ¿porque hay que renovar viviendas muy viejas o porque hay déficit?
Por todo. Hay que renovar, de hecho, en mi ex barrio todavía hay casas de adobe; en este caso, es por seguridad. En el otro sentido, hay casas en que viven hasta 10 personas –estoy pensando en la Exequiel González Cortes-. Es una necesidad. Pero, siendo realista no veo lugares donde.

Ahora, ¿qué diagnóstico haces del medio ambiente?, te lo preguntó en dos direcciones en términos de áreas verdes y basura.
Si bien de Grecia al sur hay poco verde, están los mejores parques que están llenos los fines de semana –como el parque Santa Julia, San Eugenio-. Los micro-basurales existen, pero son un problema de educación. Hay que educar a la gente. Yo, fui el que pedí los contenedores grandes para la Rosita; pero, se llenan y la gente sigue botando la basura en la calle. Hay que respetar los horarios en que pasa el camión recolector. Las Encinas es un lugar donde hay mucha basura en la calle; sobre todo, al frente de la Rosita. Guillermo Mann también es complicado.

En las zonas populares hemos hecho muchos esfuerzos poniendo más contenedores, aumentando la frecuencia en que pasan los camiones recolectores. Es un tema muy complicado. Hay que educar a la gente; la gente debe saber que no es lo mismo botar un colchón que un tarro.

¿Cómo vez el tema de la seguridad ciudadana?
Cómo municipio no podemos hacer mucho. No podemos hacer detenciones. Necesitamos mayor dotación y apoyo de Carabineros. Como municipio lo que más podemos hacer son prevenciones, poner más luminarias o más cámaras de televisión; sobre todo, en los sectores conflictivos como en el metro, Grecia con Macul, Bustamante con Irarrázaval, Plaza Egaña.

Hay algún tema que te gustaría mencionar en relación a los problemas de la comuna.
El tema del emprendimiento porque apoya a los jóvenes, a las mujeres, al adulto mayor, a las dueñas de casas. Hay que darle más importancia…

Es decir, el municipio no lo hace bien en ese tema.
Lo dejamos de lado. Una de mis propuestas es darle más importancia. El DIDECO tiene que darle énfasis a ese tema; de hecho, tiene que ver con las personas y sus brazos son el Fomento Productivo, Sernac, etc. Para mí, DIDECO es el brazo político de un municipio. Hay que volver a levantar el emprendimiento en la comuna. En algún momento tuvimos una incubadora de proyectos que se podría recuperar.

Entremos a la política. Al principio mencionaste que tuviste una relación un poco “paternal” con Sabat que duró muchos años; entonces, ¿hay sabatismo?, ¿qué significa?
Para mí, “sabatismo” es un grupo de personas de diferentes barrios que creyó en el proyecto de Pedro Sabat y que de modo desinteresado y desde muy joven lo apoyamos en todos sus desafíos desde el ’89 hasta el 05 de octubre cuando dejó el municipio.

Entonces, ¿ya no existe el sabatismo?
Para mí, el verdadero sabatismo no existe. Pero, siempre van a  seguir algunos seguidores. Pero, los que políticamente lo apoyamos en todo se acabó el 05 de octubre.

¿A qué te refieres con el “verdadero sabatismo”?
El verdadero sabatismo son las personas que lo apoyamos en todo y en todas las campañas que en esa época eran muy duras. Hicimos todo por su proyecto: la logística, en la calle, la propaganda, en la feria, le hacíamos la campaña, peleábamos, en fin, a esa gente me refiero con sabatismo.

O sea, ese sabatismo está muerto ¿porque esa gente ya no está?
El culpable del quiebre de la centro-derecha en Ñuñoa tiene nombre y apellido. No es justo que habiendo mucha gente que trabajo en el “sabatismo” durante años no haya quedado como el sucesor de Sabat y se haya optado por una persona que apenas llevaba dos años como concejal.

¿Qué era Sabat para este grupo?
Un líder. Cuando estaba en la calle era un tipo ejecutivo y solucionador de problemas.

Pero, para algunos era un liderazgo autoritario, medio “patrón de fundo”, ¿cuál es tú visión?
En el último tiempo se puso autoritario; como desde el 2008 y ahí están los resultados en la votación. Su votación fue disminuyendo porque se empezó a poner personalista y a escuchar a gente de su círculo; dejando de lado, a ese grupo de incondicionales que le hacían las campañas. Su baja electoral coincide con el debilitamiento de ese grupo.

Entonces, ¿tiene alguna posibilidad de renacer ese sabatismo?
Sí; sobre todo, si él quiere aportar. En ningún momento el municipio ha dejado ser de derecha; él, nos ve como sus enemigos. Podría renacer en la medida en que no siga escuchando a la gente con la que se relaciona hoy y que fueron la causa de los que ocurrió con su votación.

Según lo que dices, el sabatismo es un grupo de personas que trabajo con y por el “proyecto Sabat” y que la causa de su baja electoral se debe a la ruptura entre el ex alcalde y ese grupo, entonces, ¿en qué consistía ese proyecto?
Cuando hablo de sabatismo hablo de personas y no de una ideología. Un proyecto se preocupaba de los más vulnerables, de la comuna; en resumen, de todo lo que realizó. De hecho, hizo buenos proyectos. Pero, siento que dejo de lado a los que siempre estuvieron a su lado y que hoy identifico como “tontos útiles”.

¿A quiénes te refieres?
Yo mismo. También, a dirigentes vecinales, directores, profesores. Es un mundo amplio que se empezó a quebrar desde el 2008. Nuestros mismos dirigentes se fueron alejando. Por eso, hemos ido perdiendo en el último tiempo todas las Juntas de Vecinos. Desde esa época se perdió la mística, la motivación y empezaron muy malas prácticas. De hecho, yo denuncie esas malas prácticas que había en las organizaciones comunitarias.

Según tú análisis, ¿por qué estuvo a punto de perder en la municipal del 2012?
Porque dejó la calle en el 2008 y comenzó a escuchar a otra gente. En la elección, no se hizo el trabajo que se hacía en otras campañas. No se trabajó como correspondía y como lo hicimos en muchas campañas.

En este escenario, ¿qué hará Víctor Caro para la reconstrucción de la derecha local?
Yo voy a la reelección y en este momento estoy como independiente. Pero, estando afuera de un partido todo se hace más difícil. No estoy diciendo que voy a volver a Renovación Nacional; aunque, en el partido me quieren. De hecho, fui Vicepresidente Metropolitano.

¿Por qué renunciaste a RN?
Por presiones. Pero, mi partido nunca me presiono en mi toma de decisiones. El partido siempre estuvo al margen de este conflicto lo que fue un error. Si el partido se involucra, la división no hubiese sido tan fuerte. Yo renuncie por el tema local y por defender mi postura. Ahora, soy libre y puedo ir por dónde quiera.

¿A qué te refiere con “dónde quiera”, irás como independiente, por Amplitud, he escuchado de otras opciones?
Con Amplitud, no. Tengo buenas relaciones con ellos a nivel comunal. No tengo nada decidido. En Marzo tomaré la decisión.

¿A qué decisión te refieres?
A ir como independiente o en un pacto. No sé todavía.

Mencionaste que para tener fuerza hay que estar en un partido, ¿piensas volver a Renovación Nacional?
Hoy, soy independiente. No me refiero necesariamente a eso.

Al resumir tú larga trayectoria social, política y electoral y considerando que empezaste muy chico en estas lides y que has ido quemando etapas, no será que te empiezas a preparar para ser alcalde.
Me gustaría ser candidato. Yo me considero un líder social que quiere aportar en todo lo que pueda. Ya lo dije; si Zarhi se baja, estoy dispuesto a competir. Es más, estoy dispuesto a una primaria con Benavides. Pero, como se sabe, Zarhi hasta el final; por lo que, no habrá primarias.

¿Cómo vez el apoyo del sector a Zarhi?
Yo creo que nos van apoyar desde el piñerismo al ossandismo. Pero, de aquí a Marzo tenemos que tener unidad.

Según lo que dices, ¿Benavides se baja? y acaso, también crees que el sabatismo se va entregar tan fácilmente
Yo lo invito a bajarse. Además, sabatismo somos  los ñuñoinos. No es nada personal con él. Simplemente, Benavides no prendió en Ñuñoa.

Entonces, todo indica que Zarhi será el candidato único del sector.

Sí. Sin propaganda ni campaña sacó la primera mayoría en concejales. Además, tiene la primera mayoría en los sectores populares de la comuna que votan en el estadio nacional. También, tiene buena votación en el sector norte y oriente de la comuna. Mi experiencia en campaña me dice que Andrés Zarhi  por su trayectoria llega al adulto mayor, a los profesionales, al ABC1, a los sectores populares.

* Entrevista realizada originalmente para el medio local Ñuñorktimes.

No hay comentarios: