miércoles, 27 de enero de 2016

Conversando con el Alcalde Zarhi

Enero-2016

Conversando con Andrés Zarhi, Alcalde de Ñuñoa
Primera parte

Conversamos largamente con el Alcalde Zarhi. Un tipo amable y con ganas de ayudar a la comunidad. Se autodefine como “no político” y que con su equipo de asesores puede suplir la falta de experiencia. Reivindica su derecho a “cambiar de opinión” e insiste que llega a primera vuelta en Octubre con el apoyo de “Chile Vamos”. En esta oportunidad concentramos la entrevista en la comuna, sus diagnósticos y problemas. La otra semana, entramos de lleno al área chica: la política.

¿Cómo llegó a la Política, luego de muchos años de estar en televisión?
En 2002 me fui del canal 13 y me fui a Megavisión. Por esa época –en el 2003- Sabat me ofreció venir a trabajar a la municipalidad y me vine a trabajar medio día; luego, me preguntó si quería ser concejal y así en el 2004 me convertí en concejal con la primera mayoría. Pero, nunca me ha gustado la política…

¿Hasta hoy, no le gusta?
Es que yo no me siento un político. Yo estoy acostumbrado hacer el bien sin mirar a quien. Para mí el bien en la comuna es la gente y no mirar el partido. Los beneficios que entrego son para todos. De hecho, con la gente de la Nueva Mayoría me llevó bastante bien y de ellos he tenido más apoyo que los partidos de mi sector. Imagínate, que para ser candidato a concejal lo primero que tuve que hacer fue inscribirme en los registros electorales.

Entonces, ¿qué lo motivo para aceptar competir como concejal?
Lo primero que tuve que resolver era decidir si volvía o no al periodismo. Si lo hacía, no era bueno para mí esto de ser concejal y ser militante de un partido. Lo más importante, en ese momento, era apoyar la gestión del Alcalde Sabat; yo fui un concejal que nunca le voto en contra, lo apoye siempre al 100%. También, me motivaba conocer gente y saber lo que pasaba en la comuna.

Ahora, en relación a su gestión de estos meses; ¿qué continuidades y/o rupturas hay con el Alcalde anterior?
Yo tengo una gestión de puertas abiertas. Mi estilo es ir a terreno y ver los problemas y solucionarlos rápidamente. Por ejemplo, quiero que las plazas sean un lugar para estar feliz y disfrutarlas. Por eso, arreglamos la pérgola y los baños de la plaza. No podía estar en las condiciones que estaba; es como tener basura en el living de tu casa. La plaza Ñuñoa es el living de la comuna. Mi estilo, pretende reducir los costos ya que hay un déficits de $ 3.500 millones. Por mi profesión y forma de ser yo soy un tipo que el gusta estar en terreno. La gente me ha recibido bien.

Entremos a los problemas de la comuna, por ejemplo, hay un presupuesto y un plan de salud que se rechazó en un primer momento, tenemos la tremenda desigualdad que hay en la comuna de Grecia al sur y al norte, está la clínica que sigue son poder operar, etc. Entonces, ¿qué diagnóstico hace en salud?
El plan de salud se acaba de aprobar. Al Rosita Renard le pusimos una camioneta para el traslado de los pacientes. Efectivamente, a este consultorio le falta más apoyo; pero, vamos a tener el de la Villa Olímpica que va ser de muy buen nivel y que están bastante cerca, por ahí, estamos cubiertos. El Salvador Bustos que pensábamos trasladarlo a la clínica está estancado por problemas de presupuesto. Pero, los dos consultorios hay que arreglarlos, refaccionarlos y darles un buen barniz.

¿Qué hay que hacer con la clínica?
Lo primero, es que el municipio no puede gestionarla; no podemos costear entre 80 y 90 millones mensuales. Estamos en conversaciones con un grupo de médicos que están interesados en la clínica; es como un consorcio de profesionales que trabajan en otras clínicas y que tiene los recursos para echar andar esto. Pero, todavía hay que ver muchas cosas: aspectos legales, traspasos, condiciones. Hable con ellos y puse una condición básica: que a los sectores vulnerables no se les puede cobrar y que los vecinos tengan atención preferencial.

¿Qué pasa con la clínica de aquí a octubre?, si a esa fecha sigue sin poder operar, va ser una caballito de campaña muy interesante.
Hay dos posibilidades; o la echamos andar marzo o abril –con este consorcio de médicos- o queda para la otra gestión; pero, tengo confianza que voy a seguir.

¿Cómo ve el tema educacional en la comuna?
En la comuna anda muy bien.

Hay un debate en la comuna en torno a que esa calidad se debe a la selección que hacen los establecimientos.
Acá, todos los directores tienen absoluta independencia en su manejo y cuentan con toda la confianza. No me he metido mucho al tema de la selección y sus efectos. Esta nueva gestión va tener un trabajo directo en terreno con los directos y sus establecimientos. A la calidad, queremos agregarle calidez; no la frialdad de un escritorio, hay que ir a terreno.

¿A qué se refiere con calidez?
A que los estudiantes no pueden pasar encerrados estudiando. Tienen que hacer actividades deportivas, culturales. Eso, también abre buenos caminos.

¿Cuál es su opinión de la autonomía de los directores?
Tienen bastante autonomía y es positivo.

Pero, ¿qué pasa cuando esos directores tienen una materia prima que no genera buenos resultados debido a que se trata de estudiantes vulnerables que vienen del hogar con muchos déficits?

Hay que mejorar la infraestructura de los colegios. El equipo que está trabajando con Felipe Vial está terminando de recorrer todos los colegios y van a  tener un buen diagnóstico de lo que hay y de lo que hay que hacer.

¿Qué opina de la des-municipalización?
El gobierno debería administrar los colegios que funcionan mal. Acá, los 18 colegios de la comuna funcionan a la perfección, incluso los profesores tienen incentivos por los resultados. En Ñuñoa, el tema educacional anda bien.


¿Cómo ve el tema del medio ambiente en la comuna; áreas verdes, micro basurales, etc.?
Estamos repartiendo los contenedores en la comuna. Estamos buscando unos lugares estratégicos en la comuna de poner unos containers para que la gente recicle y lleve la basura. También, estamos viendo la posibilidad de instalar en la comuna 10 campanas para reciclar vidrio.

Para que funcionen los puntos limpios vamos hacer una campaña en los colegios. En este tema hay mucha educación. Las plazas también hay que mejorarlas; sobre todo en los lugares que hay que mejorar las áreas verdes en las poblaciones y villas de la comuna. Todas esas mejoras en áreas verdes y en tener lugares bonitos y agradables, contribuye a que la gente no bote basura en cualquier lado.

Ahora, entrando a uno de los temas más candentes ¿cómo ve el tema urbano y el desarrollo inmobiliario?
La gente está muy agradecida de que se abra la puerta para conversar con los vecinos este tema. Las mesas las vamos a hacer en toda la comuna. Pero, hay que considera que todos los sectores son distintos unos de otros. Queremos que la gente participe en relación a lo que se va hacer con el Plan Regulador. Yo quiero, lo que la gente quiere y que este contenta en el lugar donde vive, sobre todo, si ha vivido tanto tiempo en un lugar.

Pero, también hay que gente que quiere vender y hay que respetar. Por eso, hay que encontrar una fórmula buena para todos. La gente se opone la construcción en altura. Mi idea es que una vez que los distintos sectores tengan claro lo que quieren, voy a tomar los antecedentes y los voy a mandar al Seremi para congelar.

¿Congelar qué, cómo?
Hay que congelar por sectores. Por ejemplo, los sectores José Domingo Cañas, Carmen Covarrubias, Suarez Mujica nunca se han dicho nada. Nosotros estamos atacando donde los vecinos se pronuncian. Tenemos que presentar estas congelaciones lo más rápido posible y para eso es fundamental el trabajo de los vecinos y digan que es lo que quieren.

Una de las mayores críticas, tiene que ver con que el desarrollo inmobiliario está terminando con la vida de barrio que ha sido por muchos años una de las características de la comuna, ¿qué entiende usted por vida de barrio, está de acuerdo con ese diagnóstico?
El mundo y la tecnología han avanzado muy rápidamente. Ya no hay donde construir por lo que hay que hacerlo en altura. Eso pasa en todos lados y también en Ñuñoa. Esto, genera una vida de barrio distinta.

La presión por vivir en Ñuñoa va continuar y eso genera presiones en distintos ámbitos, ¿qué están haciendo para la mitigación respectiva?
Hoy, tenemos 20 edificios terminados que no están habitados; lo que, va generar nuevo problemas como la congestión vial. Menos mal, que vamos a tener el metro. En todo caso, en Ñuñoa hay una población flotante de un millón de personas lo que también genera presiones urbanas y sobre los servicios de la comuna.

¿Cómo evalúa la posibilidad de hacer plebiscitos comunales para resolver problemas o distintas cosas, sobre todo, cuando usted quiere que la gente participe?
Hacer plebiscitos es lo más justo; sobre todo, para resolver los problemas del plan regulador. Pero, soy partidario de un empadronamiento de sectores –ya que cada sector es distinto- y preguntarles lo que quieren. Por ejemplo, si una manzana o sector decide algo por un 80% hay que hacerles casos. Es lógico. Uno debe actuar según lo que quiere la mayoría. Yo quiero que la gente decida. Al contrario, no se pueden hacer cambio cuando en un lugar de 60 personas que votan hay una relación de 32 a 28.

Según lo que usted dice, hacer plebiscitos es una posibilidad real, sobre todo, para el sector inmobiliario y el Plan Regulador.
Mejor hablemos de una encuesta vinculante casa por casa. Pero, tenemos que pensar en mayorías que superen el 70% para poder hacer los cambios que se solicitan.

¿Cómo ve el tema de las viviendas sociales en la comuna, es posible construirlas, es una necesidad?
No tenemos terrenos para construir. Hay alguna posibilidad con un terreno que es nuestro que está en Macul que quedó allá desde cuando se separó la comuna.


Para ir terminando, ¿cómo es su Ñuñoa ideal?
Lleno de plazas y juegos para los niños y discapacitados. Una clínica para todos. Una comuna integrada con más verde y con consultorios que sean pequeñas clínicas en los barrios. Colegios con buena infraestructura, bonitos. 

Menciono en algún momento que tiene fe en que va seguir como Alcalde más allá de octubre, eso quiere decir, por tanto, que va ser candidato, ¿cómo piensa ganar ese cupo en el sector, está dispuesto a ir a una primaria?

A una primaria no voy. El candidato del Vamos Chile soy yo.

No hay comentarios: